MIS VINILOS FAVORITOS -THE SECT por Alberto "the mod".

13 septiembre 2010

MI PROLOGO

Siempre he creído que la constancia de un equilibrio nos otorga un desarrollo constante, dando igual el asunto del que se trate. La economía sigue dicha lógica y el exceso que, dicen, se ha cometido nos ha roto el equilibrio.

Gente, que sabe mucho de esto, habla que el sistema actual de capitalismo terminará dentro de setenta años, que el petróleo lo hará dentro de menos tiempo y que en realidad lo que se nos avecina es un auténtico crash económico, distinto pero muy superior al del 1929. Ja!, lo que es seguro es que alguien acertará, pues hay quien dice lo contrario. Lo cierto es que la historia ya conoció un desmán de excesos y que descubrimos la especulación del “obrero”, quien se creyó el amo del mundo al jugar y ganar en la bolsa de valores Norteamérica tan rápido y fácil que lo invirtió y lo perdió todo.

Precisamente eso ha pasado ahora, hay quien llegó a comprar “sobre plano” hasta siete viviendas y eso que era un funcionario de carrera superior y su mujer profesora de instituto. Luego de visitarme en mi despacho para intentar llegar a una solución con el promotor, llegó a confesarme el fenómeno que lo que peor llevaba era cuando el contratista le llamaba para consultarle sobre el color de los armarios de las siete cocinas, o de las baldosas de los catorce baños y….. Mal le fue, seguro. Pues bien, ese ya no comprará mas viviendas (o tal vez si?).

Pues después de la tempestad viene la calma, y como se dice que el ser humano es “un animal de costumbres”, resulta que, después de tres años, ya nos hemos acostumbrado a vivir con esta “crisis” y ya no hablamos tanto de esto del IPC y de lo otro del Euribor. Por fin empezamos a pensar en cosas mas gratificantes que en la hipoteca y los siete pisos del funcionario valiente. Y como hoy me he levantado de un buen humor y después del Nespreso, he pensado, voy a escribir unas líneas a ese “blog tan interesante” que suele llegar a mi correo puntualmente todos los días laborables, ese Café de mañana.

MI DISCO FAVORITO DE HOY ES….

No he pensado en nada de economía, ni tan siquiera he leído el periódico, tan solo he puesto en mi tocadiscos un vinilo perfecto para empezar el día realmente animado: “The Sect”, de los Downliners Sect, primer LP de esta banda perfecta de Rythm and Blues. Hablamos de 1964, en una Inglaterra que comenzaba a despertar, habían abolido el servicio militar obligatorio, como en España (es broma), las guerras de su imperio acababan y……¡sorpresa!, había trabajo. Había, pues, “equilibrio”. Los músicos americanos exportaban su maravilloso blues, y estos chavales menores de edad absorbieron el ritmo de esos doce compases, de ese blues. Este primer trabajo que editaron en un disco grande, vino precedido de un EP con cuatro canciones en vivo, grabadas en el Estudio 51 en Twickenham (creo que esta en el sur de Londres), de donde eran originales.

Este EP es impresionante, es feroz y trepidante, como eran ellos. Los cuatro temas son versiones de Chuck Berry, Jimmy Reed, Bo Diddley y Crooper. La voz, una de las mejores que he escuchado, junto con la de Steve Marriott (The Small Faces), era de Mick O´Donnell (apodado artísticamente como Don Craine). Este era un tipo curioso que llevaba una gorra como Sherlock Holmes, cuya madre, por cierto, era la representante del grupo. Por cierto, llevaban un armonicista, Roy Sone, que da gusto escucharlo en el temazo de la cara B “Bloodhound”. Es en este lado donde disfrutas de auténtico R&Blues. Te impresiona desde que comienza “Cops and Robbers” de Diddley, con la voz de Craine en el estribillo, la armónica sonando desde el principio de “Easy Rider” en donde lo borda el tal Sone, y ni que decir de cómo toca en “I wanna put a Tigre in your Tank” del genio de la Chess, Willie Dixon. y en Be a Sect Maniac” no entiendo como respira y toca la armónica; a mi entender supera al maestro Little Walker. Esa magnífica cara B termina con la deslumbrante “Little Egypt” de Leiber-Stoller, auténtico baile negro, una pieza de museo.
Siempre he adorado este disco, es una pieza fundamental para entender el origen del R&Blues británico. Muchos de sus temas los solía pinchar en fiestas, sobre todo “mod”, a los que nos apasiona este sonido. El grupo fue injustamente olvidado cuando pasó la moda de este estilo propio de principios de mitad de los sesenta. Pienso que solo un disco puede ser tan bueno como este, y es el primero de The Kinks, en el que por cierto abre con la versión de Chuck Berry “Beautiful Deliah”, que a mi entender es mejor que la que aparecía en el primer EP de mis adorados Downliners Sect.

Repito, encontrad este magnífico disco y os sorprenderéis pues es un disco de vuelta y vuelta, todo es bueno.

Alberto “the mod”



0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email