FW: Los meses que vivimos peligrosamente

06 junio 2012

Esta noticia, extraída de expansion.com, te ha sido enviada por themorningcafelito@gmail.com.

La puedes encontrar completa en:

http://www.expansion.com/2012/06/05/opinion/tribunas/1338925466.html

---------- ---------- ---------- ---------- ---------- ----------

Martes, 5 de junio de 2012


Los meses que vivimos peligrosamente




Con relación a la furiosa tormenta que se ha desatado, aguantar
su embestida es la hercúlea tarea que tenemos por delante, tengo
tres convicciones. Una, nos está bien empleado.

Ingenuos, tramposillos y crecidos nos lanzamos a la mar como si
fuéramos avezados marineros. A la temeraria y nefasta gestión
del gobierno anterior, el actual ha encadenado una serie de
errores que nos tienen postrados a los pies de los mercados.
Durante este tiempo dos cosas he echado de menos. Un diagnóstico
de las causas del problema, y un plan para abordar el mal en su
raíz. España arrastra debilidades de su propia cosecha. Peso y
solapes de las tres administraciones públicas, con una
inequívoca irresponsabilidad fiscal en el ámbito regional y
local, y una connivencia sospechosa entre poder político y
sector financiero. Un matrimonio mal avenido que con el tiempo
ha sacado lo peor de cada uno de los contrayentes. Sin olvidarme
de la aportación social de las cajas mejor gestionadas, el
espectáculo de consejos de administración con políticos,
sindicalistas y pocos profesionales independientes, no es
aleccionador. El agujero generado y la opacidad informativa
lastran gravemente nuestro prestigio exterior. Sugiero tema para
una interesante tesis doctoral.

¿Qué pasa en los países del sur, qué tiene el mare nostrum que
genera tantas dudas y suspicacias? ¿Prepotencia del norte,
elitismo anglosajón, o nuestras conductas y costumbres coadyuvan
a trazar fronteras culturales?

Dos, ya está bien de fustigarnos de manera masoquista. Típico de
personalidades y países con cierto complejo de inferioridad,
pasamos de la euforia a un sentido trágico de la vida con
inusual facilidad. Tenemos razones para estar orgullosos. La
consolidación de nuestra democracia, nuestro acceso a la CE
después de años de aislamiento internacional, el esfuerzo
descomunal de una generación de españoles con clara vocación
europeísta, la salida fuera de nuestras empresas, la
modernización de nuestras infraestructuras, son conquistas
extraordinarias. No todo han sido dadivas generosas de Bruselas.


Además, tampoco Europa está legitimada moralmente para pasarse
en la imposición de penas. La misma Alemania ha jugado con
flexibilidad con las normas de la Unión. El intercambio
comercial, nuestra creciente demanda de sus productos y
servicios ha contribuido al fortalecimiento de su economía. Otro
factor a tener en cuenta, el flujo de inversiones financiado por
inversores privados procedentes del norte. Como en toda apuesta
también ellos han de asumir su responsabilidad, ¿o solo el
gobierno español debe socializar las pérdidas?

Tercero. De esta saldremos. La tempestad no solo es la antesala
de la calma, sino que nos prepara y curte para escribir páginas
inéditas. La historia nos muestra que los grandes cambios suelen
venir precedidos de tiempos de zozobra e incertidumbre. ¿Cuándo
se da la comunidad humana instituciones supranacionales para su
gobierno y control?¿Cuándo y por qué surgió la CE? ¿Por qué cae
el muro de Berlín? ¿Por qué se abre económicamente China?

¿Avances producto de la fraternidad y el amor, o consecuencia de
la necesidad más imperiosa? El cambio asoma la cabeza en
terrenos pantanosos, de ahí los sentimientos de angustia y
esperanza que despierta. Si no fuera por los relámpagos y
truenos de estos días, ¿nos plantearíamos seriamente los
europeos la ficción de mantener el euro sine die sin una mayor
unidad monetaria, fiscal y política? ¿ Estarían los respectivos
Estados miembros dispuestos a ceder soberanía si fueran
autosuficientes y pudieran competir ellos solos? ¿No es Europa
la mejor vacuna contra los nacionalismos? Es obvio que mientras
no se ve la luz al final del túnel se pasa muy mal. Sin embargo,
si hacemos nuestros deberes seremos más fuertes y mejores.
Necesitamos un liderazgo afincado en nobles principios. Ahí
reside el cáncer de estos días. Releo el Principe de Maquiavelo.
O el Príncipe gasta de lo suyo y de lo de sus súbditos, o
de lo de los otros.

Se puede ser más generoso con lo que no es tuyo o de tus
súbditos, como lo fueron Ciro, César y Alejandro, porque gastar
lo de los demás no disminuye tu buena reputación, sino al
contrario: la aumenta; sólo gastar lo tuyo te perjudica.
Relativismo moral, el poder como única referencia. Los
hombres de Estado deben delegar los asuntos escabrosos en otros,
y reservar para sí mismos el derecho a conceder gracias y
favores. La crisis es un asunto escabroso del que no cabe
abdicar. Ella fija la distancia entre un político normal y un
estadista excepcional. Es una magnífica oportunidad para que
personas planas y asustadizas en la abundancia se eleven
valientes y comprometidas en la adversidad.

---------- ---------- ---------- ---------- ---------- ----------

(c) 2012, expansion.com (http://www.expansion.com/)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email