Redes, Nubes, y el abismo realista de Vargas Llosa.

25 octubre 2010

Acabo de terminar Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, ese libro pequeño, clásico, que habla de un mundo quizás demasiado parecido al nuestro, en el que la gente está continuamente mirando unas grandes pantallas, por las que salen personas que las llaman por su nombre, que son su familia, en el que la gente no debe pensar y una guerra grande permanente se aproxima. Un mundo donde el yo se diluye en la vivencia con lo irreal, en donde las horas las marcan esos personajes, y la historia individual solo tiene sentido si esta incluida dentro de esos marcos, de esos cristales. Para evitar que la gente tenga la tentación de mirar hacia otro lado, de empezar a opinar, existen ademas unos elementos disuasivos, que son los bomberos quema libros, uno de los que se revela....
Y, a continuación, el domingo, he leído el magnifico reportaje de El País Semanal sobre Vargas Llosa, ese hombre reencontrado a si mismo, natural en su esencia, que lucha por continuar trabajando sin parar, y que no sabe que es Internet, solo conoce de papeles, historias y vida, y que no usa el correo, ni el móvil, ni el ordenador.....
De forma que, la pregunta ha surgido, hasta que punto es bueno que todo lo nuestro, información, amigos, fotos, historias, este dando vueltas por ahí?. No hay mas que ver lo que ha pasado con Wikileaks, podría ocurrir que alguien con el conocimiento y capacidad suficiente utilizase en contra de otra persona información para conseguir fines no lícitos ?. Hasta donde pueden llegar los fraudes utilizando toda nuestra información que circula sin control?.
No lo se, en cualquier caso, como hacia el protagonista de nuestro libro, hay que guardar nuestros libros, nuestra esencia fuera del sistema, para poder, un día, y sin avisar, escapar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email