ESCLAVOS

29 julio 2008

Hace mucho tiempo que dejamos de serlo. Son los derechos humanos que nos lo reconocieron hace años.

Pero somos esclavos, de una pequeño aparato que se suele lucir en la muñeca, que hace tic tac, tic tac, y al que tenemos que mirar desde las seis de la mañana. Y el estrés que provoca que el café se quemó, que te quedaste cinco minutos más en la cama, que el niño no quería comerse la tostada... hace que nos pongamos tensos, que se nos hiele la sonrisa. Que dejemos de ser un poco nosotros.

El otro gran esclavo es el móvil. Antes estabas en casa o no estabas. Lo cogías o no lo cogías. Ahora no lo coges y te espetan: donde estabas??????????'

En mi caso, renuncie a este ultimo hace tiempo, aunque me llueven comentarios constantes sobre mi desapego. Pero me niego. A mi lo que me gusta es verte la cara cuando me hablas, es poder tocarte, ver como sigues. Se que no siempre es fácil, pero merece la pena esperar.

Pero no se que hacer con el reloj. Que haría Momo? Somos hombrecillos grises? Si. Lo somos!!!

De momento en vacaciones, tiraremos el reloj. Comeremos cuando la tripa nos diga, dormiremos hasta agotar el sueño, trasnocharemos si se nos tercia... oh, lo olvidaba, pediré permiso a mis hijos. Suerte a todos, y seamos libres!!!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email