MIS VINILOS FAVORITOS - "OGDENS´NUT GONE FLAKE", de SMALL FACES , Por Alberto "The Mod".

28 noviembre 2010

   SMALL FACES
          Ogdens´ Nut Gone Flake
                           (1968)


No pretendo desmerecer a ninguna banda de aquellos fantásticos sesentas, pero nadie igualó este vinilo. Estoy hablando que es la obra maestra de aquellos años (por supuesto abandono tajantemente la costumbre de si fue el Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band  de The Beatles o el Their Satanic Majesties Request de The Rolling Stones, pues no, fue este disco desconocido por el numeroso público de antes y de ahora).

No solo es mi disco favorito, también lo es el grupo. Fue esencial para entender esa época, lideraron el movimiento mod, porque jamás fue liderado por The Who (Pete Townsend fue el único mod de la banda, y sobre todo influenciado por un amigo y compañero de piso). Ni que decir tiene que el disco fue nº 1 en Inglaterra y se consiguió editar en un formato desconocido por entonces, no siendo rectangular como era lo normal por aquellos años, sino circular. Fue la más original, simulaba una caja de tabaco que al abrirse aparecían las fotos de cada miembro del grupo y un paquete de papelillos de fumar de la marca “sus” (Algún miembro del grupo reconoció que lo eligieron por el significado de “sussed” o “sospechoso”). Existía una marca de tabaco por esa época que se llamaba “Ogdens Flake” y añadieron lo de “Nut Gone”, que venía a significar “come tarros”, así que podríamos decir que te podías liar un porro de Ogdens´Nut Gone Flake y así “se te iría el tarro”. Luego, la portada y contraportada son magnìficas, fueron ilustradas por un fenómeno, un tal Pete Brown. El trabajo tan magistral de la contraportada embellece sobradamente este disco, las flores, las mariposas y el fumeta son perfectos, al igual que sus colores. Es digno mencionar, que estos dibujos son una referencia en las escuelas de arte, lo podéis comprobar.
Marriot/Lane, también participaron McLagan y Jones. Mientras la Cara A se lee un cuento de hadas, en la Parte B del vinilo narra la historia (la voz es de un actor de la época, Stanley Unwin) de un muchacho llamado Happiness Stan que busca el lado oculto de la luna, pues al ver que le faltaba un “cacho” a la luna se va en su búsqueda, como un Indiana Jones. A lomos de una mosca gigante conoce a “Mad John”, un ermitaño que le indica que la luna se ha hecho circular mientras el pobre Stan la estaba buscando (luna llena). Es un derroche de fantasía.

Por si esto fuera poco, esta obra maestra fue la que hizo que el grupo se separase (en Diciembre de ese mismo año), al no poder interpretar en directo lo magistral de sus efectos grabados en estudio, y que el grupo inventó (fue el primer grupo en emplear el efecto phasing, o retroceso, que ofrece en estas pistas). Sólo se interpretó una vez, en el famoso programa “Colour me Pop” de la BBC y el grupo se desanimó al tener una obra maestra sin poder presentarlo en sus conciertos.

Para mejor disfrute, el sello discográfico que lo presentó fue Immediate, propiedad del fenómeno Andrew Loog Oldham, y para su publicidad editó un “padre nuestro” entero y que comenzaba, “Small Faces, que estáis en los estudios, santificado sea tu nombre, etc…” Como veis el disco lo tiene TODO.
Steve Marriots para entender lo que es el “soul”. Es brillante en cada una de las canciones, pero lo borda con oro en el tema “Afterglow”, una dulcísima canción que, de verdad, te deja entrar en el mismísimo cielo sin tener que dar explicaciones a San Pedro.

El disco abre con la instrumental “Ogdens´nut Gone Flake”, con todo su esplendor, y que deja entrever la fuerza del disco con un fabuloso Ian McLagan al órgano. La canción es compuesta por todos los miembros del grupo, algo inusual, al ser Ronnie Lane y Steve Marriot los autores de casi todas sus composiciones. En la misma cara A esta otra obra maestra “Rene” con un final apoteósico y con todos sus efectos trabajadísimos. “Lazy Sunday”, nº 2 en Inglaterra, en el que suena el mar y las gaviotas, con un estribillo muy pegadizo.

Su cara B abre con el famoso “Happiness Stan” con música que te hace pensar en el medievo (impresionante los riff del hammond), para luego pasar a otra obra maestra, el inigualable “Rolling Over”, con un empiece en donde se luce todo el grupo, todos los instrumentos, sobre todo la batería y la voz. Pienso que es el inicio del que fuera luego el grupo de Marriot, el potente The Humble Pie. En su búsqueda del lado oculto de la luna aparece la hipnótica “The Journey”, joya de joyas, en que los efectos de la batería de Kenney Jones son inigualables al igual que su final. Magnífico el ermitaño “Mad John”, donde Marriot canta con maestría, esa voz te hace cerrar los ojos y consigue imaginarte al personaje. Qué voz tenía este hombre, Dios !!. El disco termina con la festiva “Happy Days Toy Town”…. ¡ Ya se había llenado La Luna ¡

Considero que este el disco de mi vida, al igual que el grupo, quien firmo aquel penetrable nº 1 “All or Nothing”, la sólida “Tin Soldier”, la dulcísima "My Mind's Eye", la psicodélica "Itchycoo Park”… y un montón más. Todo lo que hicieron fue grandioso. Yo siempre quise ser un “Small Faces”.

UK Immediate IMLP/IMSP 012
EEUU Immediate Z12-52-008


0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email